Al otro lado del estrecho

“Hay un lenguaje universal: el del alma. Se nota en las miradas, en las sonrisas, en los gestos de complicidad, pero ocurre que los Maakianos somos también gente de muchas palabras: Salam, shukran, laja, nam, bonjour, oui... Somos de aquellas personas que se aventuran porque creen en la capacidad de empatizar y porque no se conforman con que otros lo cuenten, quieren descubrir que pasa al otro lado del Estrecho, donde los niños cuando crecen te preguntan aquello de si su sueño se puede cumplir con papeles mojados.

Y te duele el alma cuando les dices que no. Y te rasgan por dentro cuando sabes que las alas que dibujas para una silla de ruedas no son capaces de elevar más allá de ese suelo. Y se abre la piel cuando piensas en el futuro de esa niña de ojos grandes y peso pluma y te llora el corazón cuando cumplen años y su mirada te interroga... No hay respuesta posible ni fórmula mágica para contestar esa cuestión. Las preguntas seguirán y la solución no dependerá de quien se cuelga la mochila al hombro, por desgracia, pero seguiremos bajando, cruzando esa frontera porque somos aves migratorias, sabemos el camino de regreso y nuestras manos se abren tanto que, unidas y juntas, abrazaremos a todos los niños y niñas de Tetuán, a todos los que nos sea posible para gritar al mundo, en todos los idiomas, que la infancia tiene derechos, que los ojos de los pequeños deben brillar, que todos necesitamos gente que nos proteja, nos mime, todos queremos tener un futuro. Mientras llegue, siempre dibujaremos sonrisas. 

Gracias Carlos, Amparo, Bea, Patricia, Rocío, Nacho, Vero V., Adrián, Sara, Vero, Marta, Casandra, Carol, Patri, Isa, David.

Fdo. Mayra”.

 

Publicado: 
Etiquetas: 

Añadir nuevo comentario